El significado de soñar con Dios

¿Que significa soñar con Dios?

Ver a Dios durante el sueño, cuando el que sueña goza de Su Complacencia, anuncia alegría y una buena nueva para el consultante en el Más Allá, donde Le verá del mismo modo en que lo ha visto en el sueño. Todo aquel que haya posado en el sueño su mirada sobre Él será glorificado en este mundo y entrará en el Paraíso. Aquel que vea a Dios darle en el sueño algunos bienes de este mundo padecerá enfermedades y pruebas que serán su puerta de acceso al Paraíso. Ver a Dios descender en un lugar determinado significa que un favor será otorgado a los habitantes de ese lugar, acompañado de una gran alegría y éxito. Aquel que ve en sueños a Dios dirigirle reproches, prohibirle algo, hacerle una promesa o amenazarle debe saber que Le ha desobedecido y que ha de arrepentirse.

Aquel que se vea sobre un lecho, bendecido por Dios, debe alegrarse por Su Generosidad y Su Misericordia. Esta visión no se les concede más que a los justos y a los piadosos. Aquel que vea a Dios en su sueño representado por una figura, o por Su Sombra o Su Rostro, es un mentiroso que Le calumnia. Si introduce en sus prácticas rituales elementos ajenos o anómalos, se le debe instar a que pida perdón y se arrepienta. Del mismo modo tiene que proceder si ve a Dios en su sueño bajo la forma de una estatua, o de un ídolo, o si Le ve bajo una forma defectuosa, o que no conviene a la Suprema Belleza, a la Majestad y a la Perfección divina. Se cuenta que un hombre fue a buscar al imâm1 Ja‘far alSâdiq2, para contarle el siguiente sueño: «He visto a mi padre, que me tendía un trozo de hierro y me vertía vinagre para beber. ¿Qué me dices de esto?». El imâm respondió: «El hierro es una prueba, como está dicho en el Corán: «Os hemos dado el hierro, fuente de un mal doloroso» (Cor. 57: 35), o quizás algunos de tus hijos aprenda el oficio de David.3 En cuanto al vinagre, significa que obtendrás algún dinero tras padecer una enfermedad que te mantendrá largo tiempo en la cama. Pero, si Dios te hace morir, estará satisfecho de ti y te perdonará todos tus pecados, pasados y futuros».


1. Este término, que en el shiismo se usa sólo para denominar a los descendientes del profeta Mahoma a través de su hija Fâtima, en el sunnismo se usa igualmente ante el nombre de personalidades de la espiritualidad particularmente importantes. 2. Ja‘far al-Sâdiq (699-765) fue el sexto de los imâmes descendientes del Profeta a través de su hija Fâtima. Gran autoridad espiritual, es respetado igualmente por los sunníes, que le consideran como un gran sabio y un verdadero santo. Toda una línea de enseñanza iniciática en diversas ciencias ocultas (alquimia, adivinación, etc.) procede de él. 3. Según la tradición islámica, David destacaba en el trabajo de herrero.

Comentarios

comments