Tip’s muy efectivos para curar el dolor de espalda

¿Cómo curar el dolor de espalda?

¿Por qué se sienten molestias en la espalda?

Puede haber diversos factores que la producen, puede ser la tensión muscular, que tengas nudos de tensión en la columna. Las experiencias emocionales que vivimos se guardan en los músculos. También puede ser por malas posturas, por trabajo forzado, por desgaste intervertebral, por accidente etc.

¿Qué podemos hacer para remediar esto?

Hacer ejercicios que combinen fuerza y flexibilidad para desatar esos nudos de tensión. La condición de nuestra espalda debe ser tal que nos ayude a movernos con agilidad y no sentir que cargamos con ella a todos lados. Además de estos beneficios físicos, musculares y articulares, hay estudios que demuestran que las experiencias emocionales que vivimos se guardan en los músculos. Y por ello cuando se hacen estiramientos también te liberas de los nudos emocionales atrapados en tu cuerpo. Por ello, es tan bueno un buen quiromasaje u osteopatía ya que libera de todos los nudos, además de colocar los desequilibrios óseos de nuestra espalda.

Por eso aquí les dejo 4 Ejercicios muy efectivos para calmar y curar el dolor de espalda, solo necesitas 15 minutos de práctica:

1º relaja la lumbar: Túmbate boca arriba con las rodillas dobladas juntas. Mantén la cabeza relajada, contrae los músculos abdominales metiendo el ombligo hacia dentro y mientras exhalas ayúdate con las manos a llevar las rodillas al pecho. Inhala y al exhalar sigue metiendo el ombligo a la vez que tiras un poco más de tus rodillas. Puedes permitir que se levante un poco las caderas haciendo un pequeño balanceo; es un masaje lumbar muy agradable. Haz 5 repeticiones respirando profundamente.

2º desenrosca la columna: Siéntate con las piernas estiradas y la espalda recta. Dobla tu pierna derecha y crúzala apoyando el pie cerca de la rodilla izquierda. Coge la rodilla doblada con la mano izquierda mientras que la otra se apoya en el suelo junto al glúteo derecho y codo estirado. Inhala y al exhalar mete el ombligo. Gira tu cuerpo y alárgate hacia el techo; piensa más en alargarte hacia arriba que en girar. Haz 5 repeticiones respirando profundamente.

3º Estira el cuerpo de pies a cabeza: Túmbate boca abajo en el suelo con la cabeza relajada, las piernas juntas y los brazos estirados por encima de la cabeza. Mete el ombligo, inhala profundamente y al exhalar despega tus hombros del suelo. Seguidamente levanta un brazo y la pierna contraria unos centímetros y mira al suelo. No encojas el cuello (siente que las orejas se separan de los hombros). Concéntrate en extender los dedos de las manos y los pies para que el estiramiento sea completo. Haz 5 repeticiones de cada lado.

4º Adquiere la flexibilidad de un gato: Colócate a cuatro patas (con las manos alineadas con los hombros y las rodillas con las caderas). Inhala profundamente y al exhalar mete el ombligo, redondea toda la columna como si abrazaras una pelota grande y mira tu ombligo. Debes sentir que el cuello y la columna se estiran al máximo. Cuando inhales levanta la cabeza y hunde la barriga formando una “U” ancha con la columna. Debes sentir como se estira el abdomen y los hombros. Repite el ejercicio completo 9 veces

 

Comentarios

comments